domingo, 28 de octubre de 2012

LA TERRORÍFICA HISTORIA DE FERNANDO EL ZAPADOR Y THE WALKING DEAD (III)

Resumen del capítulo anterior: la promoción de Fernando resulta ser un completo fracaso. Ante la imposibilidad de que le devuelvan el préstamo y al no estar dispuesto a reconocer (ni asumir) las pérdidas, el banco Walk ING concede un nuevo préstamo a Promotora El Zapador S.L., empresa que en la práctica está quebrada, convirtiéndola así en una empresa zombi.


Dejemos por un momento a Fernando y volvamos la vista hacia el banco Walk ING. Como ya dijimos en el primer capítulo, este banco no es sino la fusión entre varias cajas de ahorros de mediano y pequeño tamaño cuyo crecimiento se ha apoyado en gran medida en el boom inmobiliario. Como también mencionamos en esta entrada (sí, amigo lector, al final TODO está conectado), lo ideal es que los bancos financien sus préstamos con los depósitos captados a los clientes, pero el volumen de préstamos aumentó de tal forma durante los años de la burbuja que los depósitos de los clientes españoles estaban muy por debajo del nivel necesario para financiar los préstamos a promotores y familias.

Buscando fondos para seguir concediendo préstamos, el banco Walk ING (o las cajas que posteriormente se fusionarían en él) pidió créditos a bancos extranjeros (fundamentalmente alemanes), la mayor parte mediante títulos de deuda con vencimiento a tres años. En este momento, se aproxima el momento de pagar esa deuda y Walk ING tiene un problema: el préstamo a Promotora El Zapador S.L. (y seguramente alguno más) ha sido tan ruinoso que no dispone de la liquidez necesaria para hacer frente al vencimiento de la deuda.
En este caso, la única opción es sustituir la deuda por… más deuda. En efecto, así como Walk ING sustituyó el préstamo a la promotora de Fernando por otro préstamo igual, ofrece a sus acreedores la renovación de los títulos de deuda vendidos hace unos años. Sin embargo, vender bonos en el extranjero no es tan fácil como hace unos meses. Semanas atrás, en septiembre de 2008, ha quebrado uno de los principales bancos de inversión de Estados Unidos y una auténtica oleada de pánico recorre los mercados financieros. Bancos e inversores extranjeros se resisten a dar crédito si no es a cambio de intereses muy abultados. Si a esto unimos una creciente desconfianza en el sector financiero español (ya que las dificultades que está empezando a atravesar el sector inmobiliario español empiezan a ser conocidas fuera de nuestras fronteras), Walk ING consigue renovar su cartera de deuda a un coste muy elevado.
De este modo, Walk ING esquiva solo por el momento el problema que le suponía el vencimiento de su deuda, ya que los nuevos intereses que tiene que pagar para financiar su deuda hacen inviable la actividad del banco a medio plazo. Es preciso buscar otras soluciones. La opción elegida por la dirección de la entidad es captar más depósitos, para lo que se ve obligada a ofrecer tipos muy elevados con el objeto de atraer clientes de la competencia. Los demás bancos, lógicamente, elevan también sus tipos en respuesta a este ataque competitivo, lo que reduce drásticamente los márgenes de beneficio del sector y pone en peligro a otros bancos cuya exposición al crédito inmobiliario no era tan preocupante como la de Walk ING.
Llegados a este punto, quizás recordéis la campaña del Depósito Barrilete Cósmico que lanzó CajaMadrid en 2008. Con la perspectiva que da el tiempo, es evidente que formaba parte de una campaña para aumentar los depósitos de los clientes y reducir la exposición al crédito del exterior en un momento en que la burbuja inmobiliaria de la economía española comenzaba a perder aire.
video

¿No resulta inquietante lo parecida a la realidad que está volviéndose esta historia?
(continuará)

4 comentarios:

  1. Buenas Raúl

    Felicidades por la emocionante saga por entregas de Fernando el zapador. Verdaderamente está empezando a dar mucho miedito.

    Tal vez deberías dedicar alguna entrega a los emolumentos y bonus de Fernando, Walk ING y sus respectivas juntas directivas durante su huída hacia delante hasta llegar al precipicio (que supongo es donde se encaminan). Pienso que sería bastante explicativo para aclarar el por qué de toda esta historia de miedo.

    Un saludo y de nuevo felicidades

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tu comentario, Almanzor.

    Me alegro de que te guste la historia de Fernando y Walk ING. En principio no iba a ser una saga, sino un único post, pero fue ponerme a escribir y enrollarme y enrollarme, así que me pareció mejor dividirlo en varios capítulos para que la lectura no se le hiciera pesada a ningún lector ocasional.

    Con respecto a la sugerencia de los emolumentos, bonus y demás, no lo había pensado. Sí que había pensado referirme al escaso nivel técnico y profesional de muchos responsables de cajas de ahorros, colocados ahí por razones de índole político y sin ningún mérito demostrado en el ámbito financiero. Igual saco el tema en futuros posts, gracias por la sugerencia.

    Eso sí, con respecto al tema de los emolumentos, te dejo un enlace que no tiene desperdicio . No te diré que lo disfrutes porque es para tirarse de los pelos... ;)

    Saludos.

    http://www.youtube.com/watch?v=Fe38Cs2fMxc

    ResponderEliminar
  3. La piel de gallina con ese vídeo que has puesto... República bananera es poco...

    ResponderEliminar
  4. Sí, el vídeo no tiene desperdicio. Por eso, para que esté más visible, he decidido incluirlo como enlace en el último capítulo de la saga. ;)

    ResponderEliminar