lunes, 19 de noviembre de 2012

LA TERRORÍFICA HISTORIA DE FERNANDO EL ZAPADOR Y THE WALKING DEAD (IV)

Resumen del capítulo anterior: su arriesgada política de créditos ha dejado al banco Walk ING en una delicada posición. Por un lado, se ve obligado a refinanciar su deuda en los mercados mayoristas extranjeros pagando mayores intereses. Por otro, buscando nuevas fuentes de financiación, emprende una agresiva política de captación de depósitos, lo que desata una auténtica guerra comercial en el sector.

Dejemos ahora por un momento al banco Walk ING y volvamos la vista hacia los reguladores financieros (sí, nuestra historia va adquiriendo dimensiones cada vez más amplias).
La creciente competitividad entre las entidades bancarias y su enorme exposición al crédito inmobiliario ha creado un auténtico caos en el sector financiero español. Con un porcentaje cada vez mayor de créditos impagados, con unos márgenes de intermediación cada vez menores a causa de la lucha competitiva por captar más depósitos y con un coste de la financiación exterior cada vez mayor, la situación de los bancos españoles no puede calificarse más que de angustiosa. Sin embargo, entidades como Walk ING se esfuerzan por maquillar sus balances (por ejemplo, renovando préstamos a empresas zombis como Promotora el Zapador S.L. para no reconocer pérdidas) y proyectar la imagen más luminosa posible al exterior. A pesar de todos estos esfuerzos, no obstante, cualquier inversor avispado se imaginará que no es oro todo lo que reluce.
Llegados a este punto, el mismísimo Banco Central se ve obligado a tomar cartas en el asunto. Cuando España ingresó en la moneda única europea, el euro, el Banco de España cedió sus principales competencias al Banco Central Europeo. Aun así, conservó importantes competencias en materia de vigilancia y supervisión. Por desgracia, como tantas otras entidades, se dejó llevar por la orgía especulativa y dejó crecer sin control la burbuja inmobiliaria.
Cuando por fin se decidieron a actuar, el Banco de España y el Gobierno optaron por una intervención “blanda”: en vez de intervenir a las entidades con problemas y/o cesar a sus gestores, promovieron a través de ayudas públicas un proceso de fusiones entre cajas de ahorros (y así, efectivamente, fue como nacieron bancos como Bankia o, sí, Walk ING).
¿Por qué actuó así el Banco de España en vez de hacerlo de forma más contundente? Es difícil responder a eso, pero ahora que todavía está reciente la campaña de acoso y derribo que emprendió el Partido Popular contra el exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez por su pasividad en los años anteriores al estallido de la burbuja, resulta interesante especular sobre ello…
=    Por un lado, podemos atribuir su comportamiento a razones políticas. La burbuja inmobiliaria era una gran fiesta en la que nadie quería ser el que apagase la música. Los años previos al estallido era obvio que nos encontrábamos ante una burbuja, pero muchos todavía confiaban en que esta podría desinflarse de forma suave o que recoger los platos rotos no sería tan costoso…
Además, las cajas de ahorros se habían convertido en el coto privado de las comunidades autónomas, e intervenirlas con todas las de la ley podía llevar a confrontaciones políticas muy serias… o inconvenientes, según cuál fuera el partido que gobernase en cada autonomía.
=    Por otro lado, la forma de actuar del Banco de España pudo ser un intento de ahorrar dinero público. Una intervención más decidida habría implicado costosos rescates al sistema financiero (no olvidemos que a la intervención de Bankia siguió un cheque en blanco del gobierno a la entidad que acabó suponiendo más de 20.000 millones de euros, lo que a su vez precipitó el rescate europeo al sistema financiero español en conjunto). Al promover un proceso de fusiones entre cajas, el Banco de España y los gobiernos de turno esperaban que las propias entidades se saneasen entre ellas, procurando que entidades más sólidas pudiesen absorber de forma progresiva los posibles agujeros de las entidades más dañadas. Esta esperanza resultó ser vana porque, en su mayor parte, las cajas tenían un auténtico problema de solvencia, no de liquidez, lo que nos lleva a siguiente y último motivo.
=    Por último, se podría decir que el Banco de España tenía la esperanza de que la situación no fuera tan grave. Que el de los bancos fuera un problema de liquidez que pudieran ir subsanándo poco a poco por sí mismos. Sin embargo, con la perspectiva que da el tiempo, está claro que una gran parte del sector financiero español tenía un auténtico problema de solvencia, no de liquidez.
Un banco es solvente pero está falto de liquidez si no dispone de fondos pero sus activos son mayores que su pasivo exigible (su pasivo descontando los recursos propios; para un vistazo más amplio del balance de un banco, ver esta entrada). Por supuesto, si es evidente que los activos son mayores que el pasivo, el banco no debería tener problemas para conseguir esos fondos. Los bancos creían (o querían creer) que eran solventes porque creían (o querían creer) que sus activos valían más que su pasivo.
El problema es que la mayor parte del pasivo de los bancos está en forma de depósitos de clientes (y eso que el porcentaje de éstos ha bajado en los últimos años, como ya hemos repetido en numerosas ocasiones). Si la confianza en un banco se debilita, muchos de esos depositantes acudirían al banco a retirar sus fondos y el banco no tendría dinero suficiente para atender todas estas demandas. Aún peor, se vería obligado a vender parte de sus activos, lo que haría bajar el precio de estos y agudizaría el problema. Si el banco central confía en la solvencia de un banco, le puede prestar liquidez durante el tiempo suficiente como para que su situación mejore. Sin embargo, como el Banco de España ya no es un banco central, no puede prestar esta liquidez, y lo único que hizo fue promover un proceso de fusiones entre entidades con la esperanza de que unas fueran apoyando a otras.

No hace falta decir que la intervención blanda no fue precisamente un éxito y se hizo necesaria la intervención del auténtico banco central, el Banco Central Europeo. Pero eso se contará en el próximo y último capítulo (¡por fin!) de esta saga.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada